top of page

Cómo volverte empresari@ sin desbordarte en el intento

De profesional o técnico independiente a empresario…






Al momento de entrar al mercado laboral, muchos profesionales y técnicos, optamos por trabajar de forma independiente mediante el libre ejercicio de las profesiones u oficios.


Si bien esta modalidad ha existido desde siempre, hoy por hoy nos enfrentamos a un escenario que nos obliga a desarrollar ciertas habilidades que nada tienen que ver con los conocimientos técnicos aprendidos durante nuestros estudios.


La competencia es alta. Nuevos factores como la tecnología y redes sociales entran en juego y la única forma de poder subsistir parece ser, estar en constante actualización de estrategias, mantenerse en una postura abierta a aceptar e implementar cambios rápidamente, y estar dispuesto a reinventar la forma de brindar sus servicios.


Todo lo antedicho se vuelve un desafío que determinará que nosotros, como profesionales, podamos lograr la rentabilidad de nuestro propio trabajo y vivir del mismo sin la presión del tiempo.


En cuanto a las habilidades que ésta realidad nos obliga a que desarrollemos, éstas son ajenas a las materias de las carreras de abogacía, medicina, psicología, ingeniería, contador, arquitectura, y /o los estudios de electricidad, mecánica, peluquería, entre otros.


Por tanto, como profesionales o técnicos, deberemos formarnos en ellas por nuestra propia cuenta o aprender sobre la marcha, a través de ensayo y error con los riesgos que esto implica, si es que deseamos lograr el éxito laboral.



Los profesionales independientes y/o titulares de unipersonales de servicio, son hoy en día empresarios de sus propias profesiones y oficios… sean o no conscientes de esta situación, se hayan preparado o no para ello.


Además de ser buenos en nuestros trabajos, debemos salir a venderlo y conservar nuestra clientela con un buen servicio de postventa.


El colocar nuestra placa en frente de las oficinas, estudios o consultorios, incluir el teléfono y dirección en las páginas amarillas y repartir tarjetas personales, sencillamente ya no es suficiente.


Para lograr mantenerse en el mercado muchas otras cosas tienen que considerarse para hacer que la rueda gire y siga girando hacia el éxito.


Años atrás, nuestra estructura de trabajo como profesionales, era pequeña y auto controlable. Quizás una secretaria o administrativa, quizás una asociación con un colega del área para juntar fuerzas y brindar un servicio más completo. Fin del asunto, tranquilidad laboral y estabilidad para el profesional o técnico y sus familias.


Hoy por hoy, el negociar para lograr acuerdos y convenios se ha convertido en algo primordial.


En épocas de tarjetas de crédito, de beneficios, de promociones, de millas y de puntos, de servicios integrales y de pruebas gratis, el poder competir contra gigantes proveedores de servicios, muchas veces multinacionales, se vuelve cuesta arriba si no hay una planificación estratégica del negocio y una actitud totalmente proactiva hacia el mismo.


Más presión, más competencia, más exigencias y menos ingresos reales…


Se tiene, pues que trabajar más tiempo, procurar conseguir más clientes y eventualmente si el trabajo es bueno, como profesionales o técnicos, no daremos a abasto y tendremos que contratar colegas y/o estudiantes, o freelancers, que nos ayuden a satisfacer a nuestra clientela y a realizar el trabajo, mientras que buscamos más clientes, elaboramos presupuestos y cotizaciones y supervisamos al nuestro equipo.


El tomar este paso y decidirse a agrandar la estructura implica dejar en cierto modo, el oficio de lado para convertirnos en un empresario.


Implica liderar equipos, motivar personas, tener aptitudes para la venta, conocer sobre planificación estratégica, innovar en marketing, tener desarrolladas las habilidades emocionales para mantener la objetividad y tolerar la presión!


Competencias que desbordarán a cualquier persona que no se prepare seriamente a afrontarlas y que, al desarrollarlas, nos permitirá afrontar cualquier problema o adversidad tanto personal o profesional de una mejor manera.


En Impacta Consultora, acompañamos a profesionales, técnicos y emprendedores en su desarrollo, para que logren definir y cumplir sus objetivos personales y laborales.


Les ayudamos a que puedan desarrollar las competencias específicas que su trabajo requiere para poder llevarlo a cabo en armonía y tomando decisiones de forma objetiva para lograr el éxito laboral.


Brindamos consultoría, capacitación y servicio de coaching personalizado para hacer posible este crecimiento. Contamos con novedosas herramientas prácticas que facilitarán la organización de tu trabajo.


Si te interesa conocer más sobre como podemos acompañarte en el proceso, escríbenos a info@impactaconsultora.com

25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page